viernes, 4 de enero de 2008

Stay

Las estrellas se agolpaban frente a la ventana azul.

Ella estaba sentada frente al vidrio helado. Miraba la noche, sintiendo aún el alborozo de la piel recién despertada. Lobo blanco respiraba profundo al fondo del salón.

"Sabes tú cuánto tiempo llevamos escapando?" preguntó él con voz rasposa.

Lo miró a través del cuarto oscuro. Apenas podía delinear su cuerpo desnudo contra la pared.

Él encendió un cigarro y una luz naranja hizo brillar su boca.
Ella no pudo responder nada.
Él la siguió mirando.

Ella se tocó los brazos. Comenzaba a sentir frío. "Qué te hizo volver", le preguntó trémula. Él se acercó. Se sentó frente a ella. Su rodilla tocando sus muslos. Puso su mano en las piernas de ella. Subió con sus palmas hacia su vientre, siguió por sus pechos, llegó a su boca. La besó. La miró a los ojos, muy cerca, tocando sus narices, sintiendo su aliento tibio. "Te amo".

Ella reclinó su cabeza. Se levantó de improviso. "No quiero más juegos". Se puso sus pantaletas y una polera. Prendió la luz. "Te lo dije, no voy a seguirte. Nunca siquiera preguntaste antes de partir. La verdad, precioso, puedes ir armando tus cosas. Yo me quedo aquí."

Cuando encendió un cigarro, él se acercó de nuevo.
Ella notó en sus ojos fieros el hielo perturbador de la determinación.
"Yo no me voy a ningún lado".

Calló unos segundos. "Recuerdas esa mañana, tantas mañanas atrás.... llorábamos los dos, te bañaba yo a ti, me lavabas tú a mí. Recuerdas tu cabello tan largo, lo espumaste en shampú, te arrodillaste frente a mí y lavaste mis pies, mis piernas, mi sexo, mi pecho, mis axilas, mis brazos, mi cara y luego nos hundimos en el chorro de agua tibia e hicimos el amor?". Ella ya no sentía las piernas. Él tocó su pelo, hundió sus dedos y tiró un poco. "Tú eres mía". La miró de frente, hundiendo su mirada en los ojos algo temerosos de ella. Él le tomó sus pequeñas manos, las puso en su pecho agitado. "Todo lo que hay acá fuera y allí dentro, te pertenece. Era solo un bosquejo hasta que llegaron tus manos a terminarme. "

"Yo no me voy a ningún lado. Me quedo justo aquí".

17 comentarios:

  1. Este bellísimo escrito me ha dejado estremecido y nostálgico.

    ¿Qué será de Vincenza, la italiana de los ojos verdes, con la que íbamos al teatro, a los festivales de Bergman, a deambular por las orillas de la luna?

    ¿Qué será de Leonora, bailando a Bach?

    ¿Qué será de la cruel e indomable Eugenia?

    Y tú, Cheny, ¿sigues de ángel o eres la prostituta que toca a mi puerta en las noches tristes?

    Y tú, amada Emily, ¿aún estás en la nieve de Nueva York?

    Marcela, Marcela, ya no te recuerdo. Te fuiste ese verano para no volver (recorrí la playa al ocaso). De pronto, un viejo camarada me llamó: "Es hora de embarcar".

    En la noche, acodado en la proa, me prometí olvidarte. Y en los brazos de la más loca japonesa del lupanar del puerto, pronuncié tu nombre por última vez...

    ResponderEliminar
  2. Otra vez.

    Hace algunas noches fui invitado a la casa de una sobrina a despedir a una hija que viajaba a Brasil. Se reunieron variados familiares y, entre ellos, el "gran lobo estepario" que soy yo...

    Me invitaron también a pernoctar. Les pedí, a su vez, quedarme viendo tvcable en un balconcillo que han adecuado como sala de cine.

    Mientras ya todos dormían, transmitieron un programa sobre Gustav Klimt (en uno de tus posts pusiste "El beso" del pintor).

    (Recordé a meine kleine Schwester).

    Me habría gustado grabarlo.

    ¡Qué magnífico pintor!

    Al día siguiente, bajo un ardiente sol esperé un bus en una esquina. Sin darme cuenta, tenía dos bellísimos loros sobre mi cráneo...

    ResponderEliminar
  3. Dónde estás? Necesito caminar con alguien. Justo ahora me visto de invisibilidad. Salgo a recorrer mi barrio. El sol se ha ido, el calor quita sus garras. Hay tanto cine en la ciudad...dónde estás?.
    Salgo a caminar por Pocuro...

    ResponderEliminar
  4. ...entonces al final ella se alegra de todas formas con su retorno verdad?

    Te deseo un 2008 lleno de buenas vibras y que supere tus expectativas.

    Fuerte abrazo...

    ResponderEliminar
  5. Das heute, Ich bin genug Tor. Ich habe mein Verstand verloren.

    Ich komme baldig.

    ResponderEliminar
  6. amnesico selectivo6 de enero de 2008, 20:23

    "Era solo un bosquejo hasta que llegaron tus manos a terminarme".

    Cuando aparece ese ser que te hace crecer, cambiar y mejorar
    no queda más que rendirse a su perpetua presencia en tu vida.
    Ocurrira esto solo una ves en la vida? espero que no.....
    No estoy con ella y es posible que no este con ella más.

    Camino nuevamente hacia la persistencia de la memoria...

    ResponderEliminar
  7. Leyendo a Alvaro J. y AndrésCea, he pasado de intruso solamente (de nuevo), pero ahora te comento y es que me llamó la atención este último escrito, sobre un diálogo, una posesión, de la que no se puede escribir fácilmente, pero que has dejado bien delineada y plasmada, firmemente... quizá de ahí tanto espacio entre líneas (y qué apropiado!). Me llamó la atención esa fuerza detrás de lo femenino, detrás de la seducción (pienso ahora que me he equivocado al pensar en suavidad solamente cuando de seducción se trata... mal). Súper interesante, me gustó harto.

    ResponderEliminar
  8. Se podrá pensat en ficción en tu relato, pues tiene un toqie magistral de climas , pausas, y sentimientos , con sutiles detalles, demasiado, hermososo, muchos.
    Se podrá pensar en realidad, y si así fuera hago mía tu merecida felcidad.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  9. El amor se construye a través de la más completa dependencia, queramos o no admitirlo. La protagonista necesita ser dominada, y él... sentirse con el poder suficiente para evitar el abandono, auqnue sea de manera omnipotente...
    Sentir que tenemos el control para evitar el rechazo es una estrategia muy utilizada en la actualidad... me identifico completamente con tu escrito... eso es el amor, depender del otro, pero no tener la fortaleza suficiente para aceptar esa parte miserable y solitaria de ti mismo, y pedirle al otro que te abandone, incluso después de haberte echo suya... pero porque existe la convicción de que ese otro no se irá, permanecerá estático junto a tu lado, amándote, deseándote, odiándote, respirándote.... dependiendo de tus suspiros

    El amor se escribe con dolor, sangre y esperma...


    Desde el otro lado del muro... el pudor comienza a abandonarme

    ResponderEliminar
  10. Veo que ya empiezas a ganar muchos admiradores blogisticos dentro de mis amigos, muy notable.
    me gusto harto esto escrito, lo encontre super bien armado...me angustió mucho! (y nótese ke ultimamente estoy super poco emocionable)..
    Te dejo un abrazo desde el sure...

    ResponderEliminar
  11. Ich bin hier, immer. Wenig kosten zu mir plötzlich das Deutche überstzen. Ihre mail arbeitet nicht. Sie gibt mir zurück Texte.

    Eine Umarmung.

    ResponderEliminar
  12. Permanecer, a pesar de todo. Un texto que nos sumerge en la belleza y el erotismo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Con un relato así de intenso se me van las ganas de irme pronto y por supuesto que me quedo por aquí como para degustarte entre los vericuetos de tu exquisita prosa. Nos estamos checando :D

    Saludos...

    ResponderEliminar
  14. Hola cumpa!!!
    Vengo de navegar en la Bitacora, me gusto tu perfil, entro a tu blog, leo con ansiedad lo que has escrito, quiero morder las palabras para llegar al final....
    Absolutamente maravilloso!!!
    Que bien manejas la verba, niña!!!
    Aqui te dejo mi post( me encanta ser mal intencionada, me suena a "lo prohibido...").
    unadulceteinvita.blogspot.com
    Saludos Diosa
    Dulce

    ResponderEliminar
  15. 'Toc Toc', hay un regalo ... llega un lejano y soñador abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Estimada Damisela... las tierras deslumbrantes y talentosas del Señorío de Mentecato, mostráronme estas rutas vuestras.

    Cabe ser real y honesto.. la una razón, fueron las vistas e imagenes de la femina "peor de todas"; la otra.... dicha cajita de donde brotaban mariposas que se acicalaban a la cintura; luego acá... un rápido recorrido por sus terruños letrados; el espadín que se vislumbra de los días en que requeríais "escapar"... la mirada del rostro con faz de lagrimera... uno que otros (y más) decires; el cierre deste último relato cuando él dijo: "Todo lo que hay acá fuera y allí dentro, te pertenece. Era solo un bosquejo hasta que llegaron tus manos a terminarme."... el imaginario paseo por Pocuro -invisible-, en fin... si hasta casi extraigo uno de los tatuajes vistos.

    Un agrado descubrir esto.

    Desde mi errabundo y aventurero andar, hasta el vuestro errante caminar desde pequeña, donde el hogar eres tu, junto a la historia de tu vida tatuada en la piel.

    Afectos nuevos.

    HdQ

    ResponderEliminar

Y tú, ¿qué quieres decir?